Historia de Tarma

Historia de TarmaLa presencia del hombre en Tarma se remonta posterior a la última glaciación de Würm, que empezó hace aproximadamente cien mil años y se acabó entre hace 10.000 y 15.000 años, esta glaciación en el Perú ese conocida como la glaciación de Pacaiccasa, que se dio hace 20 000 años a.C. los hombres empezaron a ascender de la Amazonía hacia el Ande en busca del clima optimo, de un elemento fundamental que es la sal, para la conservación de sus alimentos empezaron asentarse en Qaqas y Pallgamayu y Huaricolca. Por ello en Tarma encontramos muchos vestigios de arte rupestre y restos líticos que muestran semejanza a los de Ayacucho, por lo que se calcula una antigüedad  de 8 000 a 6 500 a.C. los asentamientos en cuevas o abrigos rocosos de Qaqas y Pallqamayu, han sido permanentes, por lo menos no se han hallado restos de trashumancia. Se hallan ubicados en la zona suni con preferencia, es decir, cerca a los recurso de agua y acceso a los fondos valles y a las pampas de la puna, todo ello desde el período precerámico.

En el período Formativo, el estilo de cerámica es conocido como  San Blas Formativo  (se caracteriza por el color rojo ocre) y presenta similitud con la cerámica que se encuentran hasta en la cuenca del Huallaga.

En el Horizonte Temprano, se ha detectado la influencia de la Cultura Chavín, en la zona arqueológica de Muruhuay (Acobamba).

En el Intermedio Temprano, revela una población distinta, relacionado con otro grupo cultural. El tipo de cerámica está íntimamente vinculado con el estilo que se encuentra en la región norte del valle del Mantaro, conocido con el nombre de Huacrapoquio. En esta época tienen una organización social jerarquizada limitada, una administración relativamente inestructurada.

En el Horizonte Medio, se tiene la influencia de la cultura Wari, por sus diversos hallazgos de cerámica, edificaciones y algunos lugares con nombres derivados huari, como es el caso de Huaripampa, huari, Huaricolca. La influencia Wari se encuentra en Huaricolca y La Unión Leticia (La Chancha).

En el Intermedio Tardío, También se encuentra presencia de los Aymaras y Coyas por nuestra zona, a la misma vez los Llawash o Yarus, que posiblemente se trasladaron del sur hacia el Ande Central, en busca de nuevas tierras y tranquilidad. No olvidemos que en Tarma se hablaba el Kauqui, es un dialecto de aimara. Por ello vamos a encontrar muchos nombres que derivan del aimara, como es el caso de Matará que viene del aimara matara, que significa donde crece la totora.

En el Horizonte tardío, todas las crónicas están de acuerdo que fue Pachacutec el primero que conquistó Tarma. Tarma estaba dividido en 9 pichqapachaka en Hanantarma: Qollana, Kallaw, Chancha, Kuris, Atamarka, Kunkas, Uruya, Pallqamayu y Tapu. En 2 ayllus en Lurintarma: Aqopampa y Wasawasi. Posteriormente Tarma de dividió en dos centros administrativos de recolección: Tarmatampu y el ayllu de Chancha.

Antes de la llegada de los españoles en el Perú, Tarma tenía una gran extensión territorial, que abarcaba por el oeste toda la zona de: Chinchacocha (Junín), Pampas (hoy Tarma), por el este la zona de Chanchamayu (hoy San Ramón) y por el noroeste la zonas de Yawli (hoy La Oroya), Waruchiri y Yawyus ( zona andina de Lima). Por el sur hasta la zona de Yanamarca. Por el norte la zona de Qaqas y Pallgamayu.

En la época colonia, ante la llegada de los conquistadores españoles, se intuye que Tarma fue fundada según la costumbre de la época.

Sin embargo, no se cuenta con documento que pruebe dicho acto ni mucho menos el establecimiento de un cabildo con alcaldes y oidores. Las fuentes señalan que fue en el año 1538, cuando se produjo la fundación española de Tarma como guarnición de soldados en un primer momento, luego se instituyó una parroquia bajo la autoridad del obispado de Lima. Otra versión indica que probablemente Francisco Pizarro habría realizado la fundación hacia el año 1534 en tránsito a Jauja (Xauxa). En lo que no hay duda es en el día 26 de julio, celebración de Santa Ana, patrona de la ciudad.

Durante el Virreinato del Perú, Tarma sería establecida como localidad cabeza de su corregimiento. El Corregimiento de Tarma era uno de los principales del arzobispado de Lima, teniendo a su favor su cercanía a dicha ciudad. En 1784 el ciudadano español Juan María Gálvez, hizo gestiones para la creación de un Cabildo en Tarma. Esta petición fue escuchada y aprobada por el virrey Teodoro de Croix quien estableció el 24 de junio de 1785 el Cabildo de Tarma.

El último corregidor de Tarma fue Francisco Cuéllar. El primer Cabildo estuvo formado por:

  • Primer Intendente: Juan María de Gálvez
  • Alcalde de primer Voto: Lorenzo de Cárdenas.
  • Alcalde Ordinario: Joseph de la Peña.
  • Regidores: los señores Tiburcio Gaona, Francisco A. Gonzáles, Vicente Moyano y Joseph Sotelo.

En 1815 se realizó en Tarma el primer catastro, concluyéndose que la villa tenía 755 casas y aproximadamente 3500 habitantes. En estos años Tarma era cabeza de una de las ocho intendencias en que se dividió el virreinato, tal fue la importancia que tuvo, que comprendió los partidos de Huánuco, Jauja, Cajatambo, Huamalies y Panataguas. La Intendencia de Tarma llegó a ser la mayor a portante económica a la Corona de entre todas las restantes.

A principios de noviembre de 1820, durante la guerra por la independencia que llevaba adelante el general José de San Martín, la población de la ciudad de Tarma apoyó al general Juan Antonio Álvarez de Arenales quien perseguía a las tropas realistas en su retirada hacia los Andes. El 25 de noviembre, el general Álvarez de Arenales ingresó a Tarma, siendo recibido con júbilo por la ciudad y el 28 de noviembre en Cabildo Abierto en la Plaza Mayor. Los tarmeños lanzaron el primer grito de independencia, firmando el acta los vecinos más notables de la ciudad, publicándose al día siguiente, el bando que daba a conocer este hecho.

Álvarez de Arenales refrendó el nombramiento de Gobernador Intendente Político y Militar a Francisco de Paula Otero, quedando las milicias de Tarma, Jauja y Huancayo a la orden del Intendente de Tarma.

Este Grito de independencia de Tarma, fue de mucha importancia, porque los realistas no lograron reconquistar la ciudad como sucedía en otros pueblos y porque servía de base de operaciones para los guerrilleros del Centro, por estos motivos Tarma fue nombrada como “Ciudad Predilecta”.

Por Decreto del 24 de noviembre de 1820 José de San Martín concedió a los tarmeños el uso de un escudo de plata en el brazo izquierdo con la inscripción “A LOS CONSTANTES PATRIOTAS DE TARMA”. Establecida la República se creó el Departamento de Tarma incluyendo los distritos de Tarma, Jauja, Huancayo y Pasco. Se nombró como presidente del departamento de Tarma, al coronel Francisco de Paula Otero.

Luego de dos años y nueve meses, Simón Bolívar por Decreto Ley de setiembre de 1825 dio a este Departamento el nombre de Junín, como homenaje a la batalla ganada al ejército español en estas zonas que pertenecían en ese momento a la circunscripción tarmeña. Posteriormente, la riqueza de Cerro de Pasco influyó para que esta se impusiera como cabeza del departamento, al punto de comprender en su jurisdicción la provincia, que tan excepcional importancia tuvo en la Colonia.

En 1855 José Gálvez Egúsquiza, acompañado de su esposa Ángela Moreno de Gálvez, presentó el proyecto para que sea devuelta a Tarma su categoría de Provincia. El 31 de diciembre del mismo año, Tarma se hizo provincia.

Durante la Guerra del Pacífico, Tarma apoyó al ejército peruano y, posteriormente, a la resistencia comandada por el Mariscal Andrés Avelino Cáceres. Si bien Tarma no fue escenario de gravitantes enfrentamientos, sí tuvo significativa importancia al establecer Cáceres allí la sede del Cuartel General del Ejército del Centro.

Fuente: Muni Tarma

Comparte: